Sobre mí

Mi nombre es Luis Álvarez. Nací en 1976 con Sol en Cáncer, Luna en Aries y ascendente Sagitario.  En una primera etapa de mi vida, llevado por corrientes sociales y familiares, y buscando una profesión que me permitiera estar en contacto con la naturaleza, me formé y trabajé como Ingeniero de Montes, hasta que me di cuenta de que aquello no era mi vocación. El sector tenía una visión muy productivista (un árbol era un metro cúbico de madera), y para mi, el bosque era algo más, aunque entonces no sabía exactamente qué. Con necesidad de respuestas, volví a la Universidad y me licencié en Literatura comparada debido a un gran amor de siempre por la escritura, las historias, los mitos, la antropología…al mismo tiempo que emprendía una búsqueda por mucha de la gama de disciplinas de autoconocimiento disponibles a mi alcance: yoga, astrología psicológica, plantas maestras y chamanismo, alquimia, sufismo, zazen, psicología transpersonal, respiración holotrópica, rebirthing, radiestesia terapéutica…

 

Tras viajar mucho externa e internamente, tener variadas experiencias místico-paranormales y numerosos encuentros con gente notable, moverme en estos ambientes "de conciencia" durante años, me creía muy libre y despierto, pero no tenía ni idea de todo lo que me quedaba por sanar, desbloquear, reprogramar, aceptar... Mis heridas han sido mis grandes maestras, el dolor ha sido una gran medicina que me ha obligado a abrir muchas puertas interiores.

Buscando sanarme, fueron llegando herramientas, y en esa senda de autoconocimiento interminable, en 2011 me formé en Terapia regresiva con PNL, quedando muy asombrado con la efectividad y versatilidad de esta técnica que, sin proponérmelo, me vi poco después facilitando.

 

Desde entonces, a la par que me he seguido formando, vengo acompañando a gente en transformación a liberar memorias subconscientes y a conocerse mejor conectándose consigo mismas a ese nivel. En mi proceso personal, conjunto a la Terapia regresiva, la Astrología psico-evolutiva ha sido una compañera fiel desde el comienzo de mi búsqueda, revelándose como una herramienta invalorable de autoconocimiento. Llegado un momento me di cuenta de que, combinando ambas disciplinas, disponemos de un tándem terapéutico muy poderoso: tenemos la visión de rayos X que nos da la Astrología sobre el complejo psicoemocional-kármico de la persona, y además la llave maestra para acceder a las puertas del subconsciente y a las memorias del alma que nos da la Terapia regresiva. Mi enfoque es transpersonal, buscando siempre la no-dualidad, especialmente entre espíritu y materia, entendiendo que estamos aquí con un propósito y que todo, absolutamente todo en nuestra vida sirve a la evolución de nuestra Alma y tiene una enseñanza que podemos llegar a comprender.