LUNA NUEVA en SAGITARIO: Cuidar del fuego secreto

6/12/2018

Este Viernes 7 de Diciembre, a las 7:20 UT, tenemos la correspondiente Luna nueva en Sagitario. Su portal de oportunidad se nos ofrece cada año por estas fechas, pero este año viene conjunta a Júpiter(entre otras cosas, maestro interior) en su domicilio, algo que sucede cada 12 años, y que magnifica mucho las posibilidades de siembra de sentido en estos momentos. Además esta Luna tiene añadido énfasis, porque viene a terminar con la retrogradación de Mercurio en su ciclo de fuego, que tan intensamente—al menos algun@s—hemos sentido estas semanas algo convulsas, dando vía libre a lo que se ha estado cocinando durante la retrogradación. No obstante este momento nos presenta un desafío, un aprendizaje esencial para proseguir de forma armoniosa nuestro peregrinaje.

 

 

 

 

 

Ha sido este último periodo de un cierto desasosiego, si es que pretendíamos concretar proyectos, caminos, sentidos concretos y definidos de avance. La cotidianeidad puede haber estado amalgamada con un ambiente psíquico acuoso, difuso, lentificado. Lo podemos haber vivido más o menos internamente o en forma de señales del exterior como confusiones, malentendidos, retrasos, despistes, etc. Nada de lo que preocuparse: consciente y subconsciente estaban actualizando y sincronizando el flujo de información en un intento de alinear nuestro cuerpo-mente con el propósito solar. A partir de esta luna nueva, cuando Mercurio empiece a coger carrera directo podremos ver resultados de este proceso si es que, mediante una necesaria paciencia, hemos facilitado esa actualización. También, con la reentrada de Venus a Escorpio, aún opuesta a Urano, puede ser que en el área de nuestras relaciones hayamos pasado de nuevo por una situación que se viene repitiendo cada tanto los últimos meses, aunque esta vez igual nos haya pillado por sorpresa la irrupción, embebidos en este ambiente algo oceánico. Se hizo quizás ineludible una revisión de ciertos acuerdos, o una constatación de áreas disfuncionales que necesitaban ser expuestas. Igual hizo evidente que ya no se podía seguir así, y que había que tomar medidas urgentes. Con el ingreso de Mercurio retrogradando a Escorpio se nos da la oportunidad de ver y comunicar, incluso de bajar al inframundo del subconsciente para descubrir asociaciones insólitas, claves importantes sobre la manera en la que gestionamos emocional, sexual, energéticamente nuestras relaciones -las relaciones de todo tipo-, y poder tomar medidas que incluyen la transmutación de antiguos miedos o bloqueos en impulso creativo. La oposición sigue ahí, y el aprendizaje puede pasar por encontrar maneras nuevas de gestionar un deseo de fusión e intercambio profundo de energía a varios niveles (sexual, económico, emocional, álmico…), lo que  conocemos por relación amorosa, con otra no menos ineludible de libertad, independencia, creatividad. Estos son espacios compartidos novedosos o que hasta ahora han sido marginales, y para lo cuales no tenemos apenas referencias entre los estereotipos de relación que se han desarrollado históricamente en nuestra cultura. Es cada vez más visible que nuevas y fértiles alternativas están aflorando ahora para ser experimentadas. En mi opinión, nuevas formas de compromiso que sean capaces de integrar profundidad y libertad tienen más posibilidades de funcionar si son caminadas desde una perspectiva transpersonal que, al mismo tiempo que se mantiene bien enraizada a los requisitos de lo mundano, incluya la realidad de que somos almas en evolución y de que nuestros encuentros sirven en su forma más elevada al mutuo apoyo anímico y al desarrollo de la conciencia en forma conjunta. Es un temazo, para nada fácil, y nos va a llevar tiempo, paciencia y mucha confianza.

 

 

 

 Esta oposición Venus-Urano está en cruz al eje nodal en Capricornio-Cancer y puede haber ahora un tironeo entre una parte nuestra que quiere cumplir, lograr, hacerse cargo de todo y otra que nos pide descansar, cuidarnos, mantenernos quietos. Quirón en Piscis en aspecto de media cometa a los nodos y viajando a Mercurio en trígono nos facilita darnos cuenta de mecanismos inconscientes de culpa y sacrificio por los que nos podemos subyugar en aras de buscar una armonía colectiva. Y es que esta Luna tiene una gran clave en este aspecto de tener en cuenta nuestras necesidades emocionales de manera prioritaria, como ahora veremos.

 

Durante la Luna nueva en sagitario y las 48 h posteriores es clásicamente un momento muy propicio para sembrar sentido, sintetizar lo que llevamos aprendido y aplicarlo, apuntando y disparar nuestra flecha hacia horizontes elevados, para dentro de seis meses observar los resultados obtenidos. Sagitario tradicionalmente se asocia a la verdad, la ley, el aprendizaje superior y la maestría, la aventura, los viajes…pero también, como indica el símbolo del centauro, con la integración de nuestra parte animal, corporal, telúrica, con nuestra dimensión álmica y espiritual. Es la franja del camino zodiacal donde encontramos un sentido, un ideal, una fe con la que podemos entregarnos a posteriori a la acción colectiva. Históricamente, la fase sagitariana ha solido cristalizarse en religiones, dogmas establecidos y academicismos a los que adherirse y desde los cuales funcionar bajo sus lineas de acción ya programadas. Hoy en día es cada vez más aparente que la verdad que nos hará libres sólo la vamos a encontrar en un viaje expuesto a la incertidumbre y a la apertura de significados más allá de los horizontes conocidos. Una aventura que nos exige una fidelidad inquebrantable a nuestro fuego secreto, y una voluntad capaz de atravesar montañas, pantanos y minas abandonadas en cuyas profundidades puede morar una sombra ineludible de enfrentar.

 

 

 

 

 

Este momento parece una muy buena oportunidad de reafirmar y afianzar el sentido de nuestro viaje, reencontrándonos con esa confianza nacida de sentir que estamos donde tenemos que estar, o en caso contrario insuflar a nuestra vida el propósito de sentirnos armonizados con esa dirección, atravesando los ajustes que sean necesarios en el próximo tiempo. Como hemos dicho al principio, con Júpiter conjunto a la Luna-Sol todo el intento que pongamos se magnifica, pero este momento nos exige atención especial y probablemente una decisión, porque tenemos una cuadratura a la Luna desde la conjunción partil de Marte-Neptuno en Piscis. Tenemos que cuidar de nuestro fuego, y podríamos decir que, en pocas palabras, es este un aspecto que nos puede hacer tendentes a descuidarlo, confundiendo compasión y servicio con autosacrificio, pasando así por encima de nuestras necesidades más básicas. Cualquier persona que tenga un aspecto duro entre la Luna y Neptuno sabe de lo que estoy hablando. Es difícil distinguir a veces cuándo estar disponibles y cuándo cerrar la ventanilla porque necesitamos descanso y atención a nuestra esfera. Más en esta época navideña, profusa de automatismos y convenciones grupales que a veces apetecen, pero otras suponen un desgaste demasiado alto. Se nos puede atravesar la duda de si estamos siendo egoístas o insensibles, y nos podemos sentir culpables si dejamos de atender a los requerimientos de los demás. Con Marte conjunto a Neptuno en Piscis cuesta expresar la propia voluntad, querríamos que la de todos coincidiera con la nuestra, que nuestros deseos no ofendiesen a nadie, y podría haber esta tendencia a dañarnos supeditando la atención a nuestros asuntos y lo que necesitamos intimamente. Quirón en Piscis nos hablaba de esto también, y es que, una cosa es sentirnos íntimamente al al servicio del plan cósmico en la medida de nuestras posibilidades, y otra es es ese pretender alzarnos en redentores y salvadoras del mundo con más o menos registro, al precio de pasar por encima de nuestras necesidades emocionales, corporales o energéticas. Puede que estos días se nos esté planteando un conflicto con algo relacionado, y que nuestra acción o nuestro propósito se encuentren aún bregando con imaginerías sentimentales más o menos desajustadas de la realidad, que necesitemos discriminar entre hecho y ficción, deshaciendo espejismos o recuerdos idealizados. También puede ser que nuestros objetivos aún no estén claros, y que necesitemos tomarnos un tiempo y un espacio para nosotras mismas, permitiéndonos desbloquear nuestra imaginación, jugando, saliendo a la naturaleza, haciendo alguna actividad artística o aplicando la visualización creativa.

 

 

 

Lilith en Acuario formando un triángulo de aprendizaje con Marte Neptuno y la Luna nueva nos vuelve a incidir en lo mismo. La cuadratura nos habla de un conflicto, una tensión interna que puede simultánea a un descontento por la situación exterior, y que nos obliga a tomar una decisión para resolver la circunstancia. Hablamos aquí de estas tendencias a la confusión redentora y a dejarnos llevar por el autosacrificio estéril o engañoso. El semisextil de Lilith a Marte-Neptuno señala la búsqueda de información que necesitamos hacer para volver a la armonía. Y Lilith en Acuario precisamente nos habla de que reivindicar nuestra libertad cuidándonos, dando cobertura amorosa a nuestras necesidades y honrando nuestro núcleo interno es imprescindible para poder participar en el colectivo(familia, grupos, sociedad…) de una manera sana y respetuosa. El sextil nos habla de la solución: si hemos de tomar una decisión, esta tiene que estar basada en el amor hacia nosotrxs mismxs como prioridad ante las demandas grupales. Para dar lo mejor a otros tenemos que encontrar antes armonía interna.

 

Resumiendo, es este un muy buen momento para reajustar la mira y enfilar el sentido de nuestra trayectoria, sentar la confianza y las bases ideológicas que nos van a permitir avanzar en lo concreto, poniéndonos de lleno a la obra en la próxima Luna nueva en Capricornio. Pero para hacer esto adecuadamente es imperativo discriminar y atender a las necesidades de nuestra energía, cuidándonos mucho de caer roles redentores y sacrificios idealizados que no van a beneficiar a nadie. Esta Luna nos llama a reencontrar el equilibrio y armonía interiores cuidando de nuestro jardín y de su flor más preciada, flor de fuego, aquella que ha de dar lugar al fruto de nuestro Ser en el mundo. El año que viene, con la que está cayendo, probablemente la vamos a necesitar.

 

¡Feliz luna nueva!

 

 

 

Si quieres profundizar en estos temas de manera particular conociendo tu carta natal en una Lectura por Skype, (incluyendo los ciclos planetarios activos en tu viaje en este momento), o bien te interesa una sesión de Terapia regresiva para desbloquear contenidos subconscientes, estaré encantado de acompañarte. Puedes rellenar el formulario de la página de inicio o escribirme a astroregresiva@gmail.com

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload