REBELDE CON HERIDA (QUIRÓN x PROMETEO)

22/2/2018

Es curioso como cuando te has dado cuenta (a menudo dolorosamente) de un patrón insano en tu vida—cuando te ha caído la ficha de lleno en la cabeza—comienzas a ver la misma dinámica muy clara en los demás a tu alrededor. Te dan ganas de sacudir a mucha gente y decirles: “Oye, ¡Date cuenta de esto! ¡Despierta!”. Pero, como sabes si te ha pasado alguna vez, casi siempre es tarea vana. Si alguien te lo hubiese dicho a ti cuando todavía no eras consciente de todo lo que había que ajustar y sanar (quizás, en efecto, te lo dijeron no una sino muchas veces) te hubiese entrado por un oído y salido por el otro. Parece que hay que recorrer antes el camino del sufrimiento (a veces durante vidas) y agotar el callejón sin salida para realmente darse cuenta de ciertos mecanismos. Y es que es probable que cada alma tenga sus ritmos y sus procesos y sea inútil tratar de apresurarlos. Pero ¿y si ya estamos en un camino de sanación y autoconocimiento? Entonces revelar donde están esos patrones en nuestro podría dar alas a nuestra auténtica libertad. Un patrón que me parece muy curioso, y que me es muy familiar por haberlo sufrido, es el del rechazo. En la carta natal a menudo se muestra con aspectos entre Quirón y Urano. Para quien no sepa nada de astrología, Quirón en la carta natal nos muestra en que aspecto de la experiencia tenemos un comportamiento herido y disfuncional, y Urano, nuestro Prometeo particular, es dónde tenemos el potencial de ser originales, innovadores, y también rebeldes. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este patrón nos muestra una rebeldía basada en una herida, y que es por tanto ineficaz, saboteadora, contraproducente con nuestros verdaderos intereses. Básicamente funciona así: por no querer repetir un camino trillado o un comportamiento (frecuentemente paterno, ancestral o social) que de alguna forma nos ha herido, y que hemos percibido ligado a una esclavitud, nos vamos al lado opuesto. 

 

Por poner un par de ejemplos: si nos han dado una educación muy materialista o muy religiosa, nos rebelamos por completo contra esa actitud y nos convertimos, en el primer caso, en algo así como desposeidos que rechazan todo lo que tenga que ver con el dinero o aunque lo quieran (porque si vivimos en este mundo, aunque sea algo vamos a necesitar de momento), se sabotean continuamente en este ámbito. O bien, en el otro caso, en ateos y escépticos recalcitrantes, tan fanáticos en nuestra posición o más que aquellos a los que acusamos de lo mismo. Y es que ese rechazo, en el fondo parte de un miedo a repetir situaciones que hemos percibido como insanas o miserables, alejadas de la Vida. Claro que es un paso adelante desde la esclavitud de base, y probablemente necesario. Pero así, yéndonos al otro lado, aunque nos creamos muy libres viviendo en nuestro país de nunca jamas particular, nos hemos convertido sin darnos cuenta en esclavos también, pero del extremo contrario. Porque enconados en nuestra rebeldía limitamos enormemente nuestro camino y nos desempoderamos precisamente frente aquello que queremos cambiar,  al no tomar oportunidades y medios que la vida nos presenta para desarrollarnos  y ejercitar nuestra creatividad, porque acaso nos recuerdan esa miseria vital de la que queremos huir. 

 

 

Hay un mito muy bello que nos habla de la relación entre Prometeo y Quirón cuya interpretación es muy rica y amplia, pero que, con licencia de simplicidad, se presta a interpretarlo en base a esta toma de conciencia:

 

 Prometeo, por haberse rebelado, entregando el fuego a los hombres que vivían en la oscuridad (este paso necesario de encendernos y tomar acción, en base a lo que percibimos como erróneo o miserable en nuestro entorno) es encadenado por Zeus (nuestra conciencia superior o mente causal) a una roca, donde un águila le devora el hígado (la amargura y la ira que en el fondo sentimos prisioneros de nuestra rebeldía). 

 

Quirón, el centauro, llamado el sanador herido porque tiene una herida incurable*, desesperado por un dolor que no cesa y al conocer la situación de Prometeo, pide cambiarse él mismo por él, cediendo a cambio su inmortalidad. Le es concedido, y entonces Prometeo es liberado, Quirón toma su lugar, y Hércules mata al águila con una flecha** (la ira desaparece al traerse a la luz). Después Zeus se compadece de Quirón, lo libera y lo eleva al cielo, donde es transformado en la constelación del centauro.​​

 

 

 

El proceso termina así, nuestra herida transformada en una conciencia más elevada que transciende la dualidad terrena en ese aspecto de nuestras vidas.

 

Recorrer esa senda implica que lo que puede sentirse herido en nosotros asuma su impermanencia y pueda ser transcendido a través de la compasión. Al mismo tiempo, hacernos conscientes de su implicación en patrones como este de rebeldía o rechazo es comenzar a derribar diques para que fluyan nuestros dones y talentos en el mundo, es empoderarse interiormente para actuar con un poder sano en el exterior. Porque es vivir no ya desde el miedo a repetir fracasos, sino ahora sí desde una naturalidad que nos es propia, como la inocencia incontaminada de un niño, como la luz de una estrella que brilla en el cielo porque simplemente es su naturaleza. 

 

Es transformar el veneno y el dolor de nuestra amargura en compasión, en elixir del Ser que somos, que intuitivamente busca la mejor expresión de nosotros mismos en armonía con el bien común. 

 

 

---------------------

 

 

*En una de las versiones del mito, Quirón fue lastimado accidentalmente por una flecha de Hércules (el héroe solar). La flecha estaba contaminada con el veneno de la hidra (quizá nos hable de un sentido -la flecha- errado), y la herida no cerraba, causándole mucho dolor. Quirón era inmortal, un inmortal con una herida incurable, que se convirtió en maestro de sanación buscando remedio a su sufrimiento. Simplificando, en Astrología, Quirón representa heridas, disfunciones que portamos, y que son fuente también de dones al recorrer su senda.

 

**La flecha, en este punto del proceso es ahora remedio, da un sentido certero.

 

 

RECURSOS:

 

 -Gabriel, Jesús. QUIRÓN. Viaje alrededor de un sentimiento herido. Ed. Sincronía. 2016

-Reinhart, Melanie. Significado y simbolismo de Quirón. Ed. Urano. 1991

-Lodi, Alejandro. Resiliencia y Quirón Astrológico.

https://alejandrolodi.wordpress.com/2010/03/09/resiliencia-y-quiron-astrologico/

-Immortality’s Deception: The Myth of Chiron (Legacy of Joseph Campbell). A.U.S. 2007.

 http://cmelak.livejournal.com/139526.html

-SUNTAI. Genograma del mito de Quirón. 

https://www.facebook.com/tesuntai/photos/a.1319122954864201.1073741835.771833786259790/1319171551526008/?type=3&theater

 

 

© Astroregresiva 2018. Todos los derechos reservados. 
Se autoriza a compartir el contenido de este artículo siempre que se indique la fuente original.

 


* Si deseas una lectura de tu carta natal o una sesión de Terapia regresiva vía Skype, escríbeme a:  astroregresiva@gmail.com.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload