IMAGINAR EL ALMA (3): La creación de las almas (un caso real).

29/7/2017

 

Sofía (he cambiado su nombre aquí por razones de privacidad) había hecho ya conmigo varias sesiones de terapia regresiva. Antes de venir a verme, ella ya tenía un camino de conciencia recorrido, y vivía bastante desde su dimensión espiritual: sabía que lo que ella era iba más allá de su personalidad actual, porque a lo largo de su vida había tenido varias experiencias que así lo confirmaban y se lo hacían sentir.

 

Mi labor y mi objetivo eran acompañarla en su proceso de autoconocimiento y sanación de una manera eficaz y, aunque siempre aprendo algo más en cada sesión, e investigo si se dan las circunstancias, no era mi intención directa aquí el hacerlo sobre la realidad del alma. Sin embargo, y quizá debido a la gran capacidad  de visualización de Sofía, sus sesiones iban ser muy reveladoras.

 

En sus "viajes", más que definir el alma como concepto, íbamos a observarla en acción. A lo largo de distintas ocasiones entre semanas o meses, habíamos tratado y liberado muchos temas tanto de su infancia, de sus ancestros (programas y fidelidades heredadas sobre todo del linaje materno), y también de vidas pasadas. De hecho, desde la primera vez, afloraron temas no resueltos de otras vidas que necesitaban ser poco a poco integrados. A medida que íbamos haciendo sesiones, Sofía iba completando piezas del rompecabezas de su historia a lo largo de las vidas, observando con asombro como todas esas situaciones y aprendizaje tenían un correlato en su vida actual. Se atribuye a Buda la frase: “si quieres saber quien fuiste en otras vidas pasadas no tienes más que mirar tu vida actual”. Y esto, de alguna manera, es exacto en mi opinión. Se podía observar claramente que el conjunto de rasgos personales y circunstancias que Sofía portaba en esta vida se habían ido modelando a lo largo de todas esas situaciones vividas en otros cuerpos, en otros tiempos y en otros lugares, incluso en otros planetas y especies distintas. Sus cualidades,  virtudes y talentos habían sido desarrollados a lo largo de pruebas y esfuerzos en todas esas existencias. Sus dificultades, carencias y bloqueos en la vida actual tenían un correlato en situaciones de otras vidas no resueltas. Vimos que había escogido su vida actual y su linaje ancestral porque resonaba precisamente con todos estos temas pendientes que su alma necesitaba liberar y hacer conscientes.

 

Tomar conciencia de que sus condiciones vitales actuales eran perfectas para los objetivos de sanación de su alma, permitió a Sofía alcanzar dimensiones mucho más profundas de perdón, aceptación y reconocimiento hacia su familia y ancestros, y también hacia ella misma y su personaje actual, trayéndole una sensación de profunda liberación. Era algo muy bonito observar también que, a medida que todos estos temas se iban sanando e integrando, la vida de Sofía florecía al mismo tiempo: era como si su personalidad y sus circunstancias se fuesen alineando cada vez más con el propósito de su alma: su salud, sus relaciones, su trabajo…todo se iba reajustando hacia una vida más consciente y empoderada.

 

Para ella era fascinante comprobar que muchas de las personas importantes de su vida actual la habían acompañado en otras vidas, a veces en diferentes roles, a veces con relaciones similares o idénticas, como con alguna de sus parejas, con las que había vivido varias vidas desarrollando dinámicas muy relacionadas con las actuales. Esto le hizo entender muchas cosas.

 

En todas esas vidas pasadas, tras pasar el momento de la muerte, su conciencia abandonaba su cuerpo, encontrándose a veces en ese espacio postmortem con presencias familiares, a veces con seres de luz o de apariencia angélica. Ella se daba cuenta en esos momentos de que no era ese cuerpo ni esa identidad y ascendía a las dimensiones sutiles del espacio entre vidas. Cuando era necesario que ella recordase, Sofía aparecía en esos espacios luminosos, donde se encontraba con presencias conocidas, tanto almas afines como guías o maestros, con los que podía comentar las circunstancias y lecciones de esa última vida, preparar la siguiente o tomar algún otro tipo de aprendizaje. Todo tenía allí una apariencia más sutil y luminosa, los colores eran suaves y delicados, con matices difíciles de describir. Los seres, más que rasgos, tenían una presencia energética, y la comunicación entre ellos era telepática. Allí, Sofía(que ya no era Sofía) se sentía a sí misma como un campo de energía luminoso autoconsciente.

 

En una de las últimas sesiones, ella quería saber cuánto tenía de verdad la existencia de lo que habitualmente se conoce como almas gemelas, llamas gemelas o almas afines. Con dos de sus parejas había tenido ese tipo de sensación al conocerlas, y había comprobado que había vivido con ellos varias vidas desde tiempos muy antiguos. Con una en particular, que llamaremos Miguel(su pareja actual) había vivido los últimos años un largo proceso de evolución y transformación, prácticamente desde que se habían conocido. Ya habían aparecido evidencias en varias sesiones de que, de alguna forma, las suyas eran almas afines o compañeras que se habían puesto de acuerdo encontrarse y ayudarse mutuamente a evolucionar en ese juego de espejos, horno alquímico que es el ámbito de la pareja. En la sesión, tras la inducción habitual, llevé a Sofía a un trance profundo y le pedí que conectara con su alma. Después, le dije que fuera al origen de su relación con Miguel:

 

—Hay… una montaña, una montaña que parece…es blanca, como si fuese una especie de cuarzo grande y luminoso… pero cálido, no frío…y hay alguien que no se ve, pero sus manos son muy grandes, más grandes que la montaña, y la está esculpiendo, picándola con un pico…y esa montaña tiene capas, una estructura vertical, los trozos son ángulos verticales y hay un golpe que da y los trozos que van cayendo al suelo… cobran vida... Y dos trozos verticales que estaban formando parte de la montaña, cuando la mano picó, se hizo una grieta en el medio y cayeron. Y corrieron como muñequitos planos que cobran vida, luminosos como pedazos de hielo. Ahí, ahí nacimos..

 

—¿Como se llama ese lugar? Te va a venir un nombre…

 

—Me viene Shamballa.

 

—¿Y dónde está exactamente este lugar?

 

—En un nivel etérico.

 

—¿Y cuándo sucedió esta creación en tiempo de la tierra? ¿Hace cuántos miles de años?

 

—Me viene tres ciclos, pero creo que uno de ellos la tierra todavía no existía.

 

—Observa quién es este ser que esta picando la montaña, esculpiendo.

 

—No le puedo ver, porque es como mirar al sol, es muy luminoso.

 

—Voy a contar hasta 3 y te va a venir su nombre, el nombre con el que se lo conoce en nuestro idioma.

 

—Me viene “El escultor”.

 

—Ahora, cuento hasta 3 y vas a observar como si fuera una película como avanzan esas dos vidas separadas de la montaña, vas a ir a una escena observando qué sucede entre medias, de forma más o menos rápida…

 

—Todos los trozos que van cayendo de la montaña van cobrando vida, y todos los trozos que corresponden a un tiempo o a una jornada de “desprendimiento” forman un grupo que es colocado en un círculo ovalado en un valle muy amplio entre montañas, y ahí hay unos seres, seres de forma como humana, pero son como energéticos, de color azul violeta, y ellos están dándoles un orden a todos los nuevos seres. Son como niños muy puros. Les dan la bienvenida y les dicen que esa es su casa, que pueden hacer lo que ellos quieran… ellos han preparado ese valle especial para ellos y ahí pueden jugar y experimentar con la naturaleza de ese lugar…corren y juegan como en un jardín de niños para aprender todo lo que tiene que ver con movimiento e interacción…

 

—¿Estos niños tienen ya forma humana?

 

—No, parecen un poco como una galleta, como de forma humana burda, pero luminosos, como si fuesen gotas de agua. Pero no es agua; es como luz, y la forma un poco recuerda a eso, a galletas… son como elementales.

 

—¿Y existe el tiempo en este lugar?

 

—Sí, pero no como nosotros lo conocemos, porque no hay noche, y no hay relojes tampoco, hay plazos de tiempo…

 

—Cuento y vas avanzar un poco hacia un momento en el que haya un cambio, y vas a observar qué sucede…

 

—Estos niños no son vistos como niños, sino como seres más pequeños, como hermanitos… ahora es un momento en el que los llevan a encontrarse con otros seres diferentes a ellos, que son como sus hermanos mayores, y les dicen que pueden trabajar con ellos… pero no es un trabajo(se lo dicen para hacer que se sientan importantes), sino que son prácticas de manifestación, de cosas muy sencillas, experimentar con la energía y crear formas y colores, aprender el manejo de la energía, de la luz, de cómo esa luz puede tomar formas más compactas que parecen  objetos… Es un juego también, todos los que están jugando son seres de la misma edad, más o menos.

 

—¿Cuántos seres dirías que hay de la misma edad?

 

—Son quizás cien o más.

 

—Y entre esos estáis vosotros, tú y Miguel.

 

—Sí.

 

—¿Y tú ahí tienes un nombre o todavía no?

 

—No, ninguno tenemos nombre.

 

—¿Tenéis conciencia de ser seres individuales?

 

—No, es un poco parecido a ser niños, como que solo te fascina todo lo que hay y no te preguntas quien eres o que haces ahí.

 

—¿Hay alguno de estos seres que te recuerde también a alguien conocido de esta vida?

 

—Sí, a Mario (un querido amigo suyo y ex-pareja), pero es difícil porque no tiene  rostro.

 

—Ahora vas a avanzar a otro momento importante…

 

—Es muy interesante, hay un momento en que, para mí, se revela la naturaleza humana: esos seres, todos son del reino humano aunque jueguen a manifestar cosas que parecen naturales o minerales. Las chispas que parecen galletas son humanas, como almas humanas nuevas, pero ya tienen una naturaleza humana, como algo, una información o ADN que les da esa esencia, toda la información está ahí.

 

—Esas chispas que son como cristales ¿ya tienen esa información? ¿ya tienen entonces... como un ADN etérico?

 

—Sí.

 

—Les podríamos llamar “el humano luz original”?

 

—Sí.

 

—Y entonces comienzas a ser consciente de eso…

 

—Yo lo pude sentir.

 

—¿Podríamos llamarlas almas humanas?

 

—Sí.

 

—¿Y los instructores, estos seres, son también humanos? ¿Como más veteranos?

 

—Sí.

 

—Y en este lugar… Shamballa ¿todos los seres son humanos?

 

—Sí.

 

—¿Es muy amplio, muy grande este lugar?

 

—Si, tanto como la imaginación, no se puede medir en categorías espaciales.

 

—¿Y qué sucede cuando te das cuenta de esto?

 

—Hay un ser, el más grande de todos, creo que es el escultor, pero es que no se le puede ver… parece como una gota gigante que adopta formas cambiantes. Ahora lo veo como un cristal gigante, como una gota invertida, y es muy luminoso… como un sol, no se puede ver de lo brillante… y es como el jefe, como el hermano mayor, como el más grande de todos.

 

—¿Es humano también?

 

—Sí, es como que todos son parte de lo mismo, pero es que él… es como si tuvieras una naranja que fuera una unidad y entonces agarras la mitad de la naranja, por gajos, no cortada, y eso es él… y la otra mitad son todos los seres pequeñitos, los gajos son como las generaciones… los gajos tienen como mini gajitos por dentro, y eso son los seres individuales. Eso lo saben ellos, que él es igual pero mas grande. Es la fuente, la fuente de las almas humanas.

 

—¿Hay otras fuentes como él origen de otro tipo de almas que no son humanas?

 

—No sé.

 

—¿Tienen un género las almas humanas ahí?

 

—No.

 

—¿Ahí existe la dualidad?

 

—No.

 

—Cuento y avanzas…

 

—Es divertido, porque ellos tienen mundos ficticios que son como una simulación de la tridimensionalidad, como la matrix, y son para que los que quieren encarnar por primera vez en la tercera dimensión puedan practicar, porque sino sería muy duro. Y los meten por ratos ahí para que vean como es, y juegan, como si fuera un videojuego, son como simuladores, y luego salen y entonces pueden comentar sus experiencias, lo que aprendieron, cómo fue, y les dejan hablar entre ellos de las experiencias para retroalimentarse, y van avanzando y les van poniendo pruebas para ver si ya están listos para encarnar por primera vez.

 

 

—¿Qué van a conseguir encarnándose?

 

—Lo ven como un juego, como el inicio de un largo camino recorrido, un camino de transformaciones… al final después de mucho tiempo, cuando vuelvan otra vez a integrarse, lo harán con una nueva energía… de ese largo camino van a volver con una nueva energía, ellos quieren seguir evolucionando, parece que esas experiencias que suceden con sus conciencias,  en esa dimensiones,  sólo pueden vivirlas ahí, no si se quedan en ese lugar, esas cosas no pasarían, no se las imaginarían.

 

—Esas otras almas o humanos instructores… los hay que ya pasaron por esa experiencia?

 

—Sí, algunas sí.

 

—¿Y es entonces que estas almas jóvenes recién creadas se quedan allí, en Shamballa, y las mayores pasan por este tipo de experiencias?

 

—Sí.

 

—¿Estos lugares de 3a dimensión son planetas como la tierra siempre?

 

—No siempre, algunas almas les dan la opción de vivir una vida ficticia, o sea, los meten en la matrix durante una vida más o menos, pero ellos tienen la opción, si se pone muy difícil, de pedir que los saquen o algo así. Se quedan en la simulación pero por mucho tiempo, en programas más complejos, y cuando ya las almas vivieron esas vidas ficticias (no todas) algunas saltan directamente a la real. Algunos eligen la ficticia para sentirse más seguros.

 

—¿Qué diferencia hay entre una ficticia y una real, que puede suceder que hace que se cree inseguridad?

 

—Pues que en la ficticia siempre puedes pedir ayuda e inmediatamente te pueden asistir y sacar, interrumpes esa vida sin que tengas que morir ni pasar por eventos traumáticos a nivel cuerpo físico, tienes la oportunidad de ser asistido así. Es una vida más corta también, no hay tiempo, pero hay la percepción o la sensación es que es mucho tiempo, de que el tiempo va cambiando. Les dan un cuerpo y el cuerpo va envejeciendo, pero no suceden cosas digamos, “feas”. Las primeras vidas las almas tiene la oportunidad de encarnar en familias donde van a ser bien recibidas, bien cuidadas, donde van a tener una vida bonita en general, como primera experiencia.

 

—¿Se puede desde ese lugar (Shamballa) elegir encarnar en cualquier momento de tiempo en un planeta de 3a dimensión?

 

—Ellos no pueden elegir… sí y no… les dan a elegir opciones, pero ellos no saben todas las posibilidades.

¿Quién elige o toma las decisiones sobre eso?

 

—Hay como un consejo o grupo que tiene la información sobre las almas que quieren encarnar, y tiene una conciencia muy aguda, saben quien es quien, les eligen de acuerdo a su naturaleza, porque la tienen diferente, aunque son muy similares…Todo lo que han aprendido les ha  dado la oportunidad de vivir y desarrollar una individualidad.

 

—¿Tienen esos mundos de 3a dimensión donde se puede decidir encarnar definitivamente una existencia real? ¿Ya no son simulaciones?

 

—Bueno, es relativo, pero desde un punto de vista son reales.

 

—Y en todos estos mundos… ¿Existe la dualidad?

 

—Si, porque la encarnación implica la separación.

 

—¿Y esos mundos están repartidos por todo el universo, por varios universos quizá?

 

—Sí.

 

—¿Y se pueden tomar diferentes formas, no necesariamente humanos como los conocemos?

 

—Sí, parece que otros seres como los reptilianos, los grises y todos esos son también humanos, pero esos son parece de los que llaman el ángel caído, almas humanas que se alejaron mucho, que se perdieren, eligieron la oscuridad dentro de la dualidad por curiosidad, como parte de la experiencia del viaje, pero ellos también están en evolución… es un poco parecido como a una banda de narcotraficantes, que todos son así, “malos”, quizás matan…pero todos tienen diferentes conciencias, forman parte de un todo humano, y algunos de pronto despiertan o dan un paso hacia la luz. Algunos despiertan…o empeoran. Es relativo.

 

—Y hay otras almas que no son humanas…

 

—Pues en realidad no, solamente los animales… pero incluso parece que los animales son como una especie de creación también humana…

 

—Y estos seres, por ejemplo un reptiliano, tienen una parte humana y otra parte que no lo es?

 

—Pues se puede decir que la parte que no es humana es la parte de la oscuridad, que la ha querido integrar en su ser, para jugar ese juego, pero la parte humana seria su parte real, y está encarnado en un ser mucho más denso, y toma formas, una apariencia, y adentro también tiene sus energías del ego, unas esquizofrenias más locas… como un humano dañado, pero para ellos es más normal…

 

—Y con otras especies alienígenas pasa algo parecido…

 

—Sí.

 

—Voy a contar hasta 3 y vas avanzar hasta el momento en el que vas a encarnar por primera vez en 3a dimensión es un escenario real, que no es un simulador, observa dónde y con qué condiciones…

 

—Pues me muestran una especie de mesa redonda, inclinada y yo puedo ver su superficie… como una especie de espejo luminoso, y ahí se pueden ver imágenes y me enseñan una familia que vive en un entorno muy natural, cerca de un arroyo. Es una mujer joven como de veintitantos, y un hombre joven también, tienen dos niños de 10 y 5 años, y me preguntan si quiero ser la hija…

 

—¿Es la tierra ese planeta?

 

—No se…pero creo que este planeta no es la tierra… ah sí, hay unos planetas especiales para las primeras vidas donde la vida es mas suave, mas bonita, también hay problemas pero no como ahora, la naturaleza es amable, no hay cambios climáticos grandes, la gente puede vivir en casa muy sencillas, en armonía con los animales…

 

—¿Cuántos años pueden llegar a vivir?

 

—No tantos.

 

—Envejecen también entonces…

 

—Sí, pero la muerte no es igual, hay un momento que presienten que ya el cuerpo esta débil, que se tiene que ir y lo comunican a sus familias…Es algo suave, no hay enfermedades graves ni cosas así.

 

—Ahora voy a contar hasta 3 y vas a ir a la primera vez que vas a encarnar en la tierra.

 

—Me viene que yo no he saltado sola, Miguel ha venido conmigo. Hemos venido como gemelos, hermanos, porque nos habían advertido que la tierra era un planeta difícil, pero nosotros nos sentíamos muy valientes… A muchos les ofrecen esa oportunidad de venir como gemelos, la experiencia es más suave, ya no estás tan solo y... hemos venido.

 

—Cuando estáis planeándolo, observa si venís con una misión concreta o venís para cumplir una experiencia.

 

—Se siente más que es como cuando te decides a hacer tu primer viaje solo sin tus padres, y eres joven, y te quieres ir a ir a otro país. Es un sentimiento de aventura.

 

—¿Hay alguien que os advierte de algo?

 

—No, ya se sabe.

 

—Y al decidir venir…¿Os comprometéis, por así decirlo, a un paquete de vidas o uno puede elegir una vida y ya veremos?

 

—Nos habían enseñado que cuanto más avanzamos nuestro bagaje de vidas, llega un momento en que a partir de cierto punto (no sé si cuando encarnamos en la tierra) se comienza a generar lo que se llama karma, pues suceden muchas cosas imprevistas, y entonces a veces uno por ingenuidad hace cosas que tienen consecuencias… y entonces tenemos que empezar a aprender esta ley de la causa y el efecto en ese mundo tridimensional.. Es como entrar en la universidad, que a lo mejor habías escuchado qué era, hay una gran expectativa... y sabes que va a ser más difícil, ya comienza en serio, como que eso va a definir tu vida de alguna manera… por eso Miguel y yo tenemos este vínculo, como que hemos comenzado la carrera juntos en este grupo, además de en equipo, como gemelos.

 

—De ahí esa sensación de almas gemelas…

 

—Sí, y además como venimos del mismo grupo, somos de la misma hornada, como hermanos, almas hermanas…Sí, y creo que Miguel y yo hemos hecho entre nosotros una especie de pacto, me viene que estamos como flotando y al mismo tiempo es como una caída, como cuando te echas del avión para hacer paracaidismo, hay velocidad, pero en la caída puedes ir hablando, y mirarte y hablarte… y Miguel y yo como somos hermanos y nos queremos mucho, nos prometemos que nos vamos a ayudar para que el camino se nos haga más fácil…pero es un acuerdo de almas…Sabemos que al caer vamos a tener un cuerpo y que puede que nos vamos a olvidar de eso, pero recordamos en nuestro corazón, que nos vamos a ayudar…


 

-------------------------

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Please reload